Ya no pueden clientes con el acoso de la tienda exigiendo pagos atrasados en plena crisis por el COVID

Coppel empeora tu vida

Los Cabos, Baja California Sur.- La tienda departamental COPPEL “no entiende” que los mexicanos están pasando por una crisis nunca antes vista, lamentaron clientes de esta empresa quienes se dijeron acosados a todas horas con llamadas de despachos de cobranza exigiendo el pago de abonos atrasados que no han podido aportar pues muchos jefes de familia han perdido sus empleos y visto reducidos sus salarios tras la pandemia del COVID19.

El acoso vía telefónica que la empresa que “mejora tu vida” hace a través de despachos de cobranza no es un caso aislado en BCS, en todo el territorio nacional, clientes que se han atrasado con sus pagos a la tienda departamental, reciben a toda hora llamadas mediante las cuales, de manera “amenazadora” se les conmina a ponerse al corriente.

“Tienda Coppel no entiende que estamos viviendo una crisis económica, mi esposo y yo no tenemos trabajo, y con eso del Coronavirus, pues cerraron el hotel donde trabajábamos, no tenemos para comer, y los cobradores no entienden, siguen hostigándonos, hablándonos cada tres horas y después de las ocho de la noche, es increíble la insensibilidad de esta empresa” se quejó Marisela Valencia, con domicilio en calle Aguajitos, municipio de Los Cabos, Baja California Sur.

Pero la insistencia del departamento de cobranza de COPPEL no es privativo de BCS, Jonathan García, de Xalapa, Veracruz, señaló que del número 228-85-001-56 “nos han estado hostigando y molestando, nos habla un despacho de abogados, que se portan de una manera prepotente, amenazadora, señalando que por la tarde acudirán a mi domicilio por el embargo de la mercancía equivalente al monto de la deuda. Los de Coppel no entienden que estamos pasando por una crisis por la pandemia, no tenemos trabajo.”

Situación similar vive la poblana familia Contreras Macedo quienes denuncian a la Tienda Coppel y su grupo jurídico Muñoz, “quienes no dejan de llamar e intimidar por el adeudo que tenemos con la tienda de un par de tenis y tres camisas, además de una silla ejecutiva. Realmente no hay necesidad de hostigar a las personas, si vamos a pagar, pero en este momento no hay trabajo, estamos en plena pandemia, no sé en qué mundo viven los de Coppel; pero no se vale que estén marcando hasta seis veces en menos de tres horas.”

Leave a Reply

Your email address will not be published.