Precursor de la diversidad sexual en la literatura mexicana

Recordando a Luis Zapata

”El vampiro de la colonia Roma”, una obra reconocida a nivel internacional.

CDMX.- A más de 40 años de la publicación de su novela El vampiro de la colonia Roma, la narrativa del escritor, dramaturgo y traductor guerrerense Luis Zapata Quiroz (1951), caracterizada por el uso desparpajado del lenguaje coloquial y su inclinación por la diversidad sexual, se ha constituido en pionera de una corriente literaria que, al abordar la temática homosexual, desenmascaró y confrontó a la sociedad machista en el México de la década de los setenta.

Por ello, en el marco del Día Internacional del Orgullo LGBTTTQI+, que se conmemoró este 28 de junio, se reconoce al autor de “De pétalos perennes” (1981) y “Siete noches junto al mar” (1990), por sus aportaciones a las letras mexicanas y el impacto transfronterizo de su obra.

En entrevista, Zapata Quiroz comenta: “siempre me ha divertido escribir y quizá no sólo eso, la escritura ha representado muchas veces mi modelo de entender la vida o de no entenderla y de angustiarme menos por la confusión; si tuviera que escoger entre vivir y escribir, escogería, por supuesto, escribir”.

Y es que el autor guerrerense tiene claridad sobre quiénes son los escritores que han influenciado su narrativa, la cual transita entre el gozo y el pecado; la aventura y la desfachatez, y una mexicanidad que singulariza su prosa. Desde muy joven le gustó la obra de Gustavo Sainz y José Agustín, llamados escritores de La Onda, pero también la literatura francesa de la Edad Media con el poeta y novelista Chrétien de Troyes.

Así, en simbiosis con la novela picaresca mexicana, el escritor se convirtió en pionero de una corriente literaria procedente del Movimiento de Liberación Homosexual en Estados Unidos en los años setenta, la cual repercutió socialmente en México con la generación de una narrativa homosexual.

Novela emblemática

El ganador del Premio Estatal al Mérito Literario Juan Ruiz de Alarcón (1992) por El vampiro de la colonia Roma (1979), su obra emblemática, que fue traducida al inglés y francés, la cual narra la historia de un homosexual dedicado a la prostitución y que emerge de los confines de la pobreza en la Ciudad de México, recuerda una anécdota previa a la publicación de la novela.

Comparte que el editor de Grijalbo le sugirió que pusiera una puntuación convencional para que el libro tuviera una mayor recepción; sin embargo, el autor decidió que el texto se publicara como fue concebido y, como resultado, en 2014, al celebrarse 35 años de la publicación, se habían vendido más de 300 mil ejemplares.

En otro momento, el autor de “En jirones” (1985) explica que no sólo la novela picaresca, sino la literatura clásica en general, se mantiene vigente, como es el caso de Decamerón, de Giovanni Boccaccio, un compilado de novelas cortas que retratan los tiempos de la peste negra que azotó la ciudad italiana de Florencia en 1348.

“Por ejemplo, en estos tiempos que vivimos la pandemia del coronavirus es imposible no pensar en Decamerón, en las épocas de la peste y que la gente se recluía en castillos y se ponían a contar historias”, puntualiza.

Leave a Reply

Your email address will not be published.