Ahora, el delito electoral cometido durante la campaña presidencial ya está prescrito

El carpetazo de la PGR al delito de Odebrecht que incriminaba a Peña Nieto

Marcelo Odebrecht confesó en mayo de 2017 que había dado dinero a la campaña presidencial de EPN. Si la Procuraduría General de la República hubiera actuado, la investigación que involucraba al entonces presidente pudo haber sido llevada ante un juez penal desde hace tres años, por un ilícito que se castigaba hasta con 9 años de cárcel.

Desde el 16 de mayo de 2017, Marcelo Odebrecht confesó ante funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR) que la constructora brasileña que lleva su apellido había aportado fondos a la campaña electoral de Enrique Peña Nieto en 2012, pero esa declaración fue ocultada a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), con lo que se evitó la posibilidad de que los involucrados –incluido el expresidente– fueran enjuiciados.

“Ahora el delito electoral cometido en la campaña de Peña ya está prescrito”, lamentó Santiago Nieto, a quien la PGR le ocultó el expediente cuando él fue el titular de la FEPADE en 2017.

Si la confesión de Marcelo Odebrecht se hubiera compartido con la FEPADE, habría existido la posibilidad de, en ese entonces, llevar la investigación ante un juez penal, para su judicialización, dijo Nieto, quien actualmente es titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

Marcelo Odebrecht se reunió al menos en cinco ocasiones con Enrique Peña Nieto desde que éste era gobernador del Estado de México, y luego, ya como presidente, lo recibió en la residencia oficial de Los Pinos. Fotografía: Cuartoscuro.

En su confesión realizada en mayo de 2017, el máximo directivo de Odebrecht hizo referencia en múltiples ocasiones al apoyo otorgado a la campaña presidencial de Peña, aunque aclaró que quien conocía los detalles de cuánto se pagó y en qué forma, era el director de la compañía en México, Luis Weyll.

“La única cosa es que él (Weyll) sí me mencionó, es que había dado un apoyo a la campaña presidencial y Emilio Lozoya me agradeció el apoyo, en una oportunidad que estuve allá (en México) antes de que el Presidente

(Peña Nieto) asumiera su cargo. Entonces, yo sé que fue dado este apoyo”, dijo Marcelo en su declaración, la cual realizó en Curitiba, Brasil.

Incluso, en aquella comparecencia recreó las palabras que Lozoya le dijo: “Él sólo me agradeció: ‘Marcelo, yo quería agradecer el apoyo que ustedes dieron’. Yo no busqué saber quién pagó, quien debe saber, en ese caso específico es Luis Weyll”.

Fragmento de la confesión que hizo Marcelo Odebrecht el 16 de mayo de 2017 ante el subprocurador de la PGR, Felipe Muñoz, de que la compañía Odebrecht había realizado aportaciones a la campaña de Peña Nieto en 2012.

Un mes después de la confesión de Marcelo los enviados de la PGR interrogaron a Weyll, pero no le preguntaron sobre los pagos a la campaña de Peña.

Cuando la PGR obtuvo la confesión de Marcelo Odebrecht, el titular de la PGR era Raúl Cervantes, quien había fungido como abogado de Peña Nieto en la defensa de la elección de 2012.

El 16 de octubre de 2017, al presentar su renuncia a la PGR, Raúl Cervantes aseguró que en su gestión se había concluido la investigación del caso Odebrecht.

“La PGR ha concluido las investigaciones respecto a uno de los mayores esquemas de corrupción internacional que en América Latina y México se hayan visto. El complejo esquema para corromper funcionarios, obtener contratos públicos de manera indebida y luego tratar de esconder dinero mal habido en paraísos fiscales, puso a prueba nuestra determinación y a nuestras instituciones”, dijo en su texto de renuncia.

Los involucrados en el financiamiento electoral de Odebrecht habrían incurrido en el delito previsto en el artículo 412 del Código Penal Federal, que establece “prisión de dos a nueve años al funcionario partidista o a los organizadores de actos de campaña que, a sabiendas aproveche ilícitamente fondos, bienes o servicios”, sin que haya el beneficio de la libertad provisional. En este caso el delito prescribía a los 5 años y medio de haberse cometido, es decir, en el transcurso de 2017.

Consultado sobre esto por MCCI, Santiago Nieto, quien en ese entonces era titular de la FEPADE, dijo que solicitó a la PGR acceso al expediente

sobre el caso Odebrecht para dar sustento a su investigación por financiamiento ilícito en la campaña electoral de Peña Nieto, pero la información le fue entregada incompleta.

“Esa declaración (de Marcelo Odebrecht sobre el financiamiento a la campaña de Peña) en realidad no estaba o no se nos permitió el acceso a ello”, dijo Nieto.

Lo que confesó Marcelo Odebrecht

Marcelo era el máximo directivo de Odebrecht, una compañía constructora fundada en Brasil por su abuelo, la cual se había expandido a la petroquímica, la aeronáutica y la explotación de acuíferos; fue el principal protagonista de la trama de corrupción que involucró a la empresa brasileña en el pago de sobornos en 12 países, incluido México.

El escándalo de corrupción de Odebrecht explotó a nivel global el 21 de diciembre de 2016, cuando exdirectivos de la empresa confesaron en una corte de Nueva York haber financiado campañas electorales y sobornado a políticos de todo el continente a cambio de contratos de obra.

A partir de esa confesión, Pemex presentó en enero de 2017 una denuncia ante la PGR para que investigara el caso Odebrecht en México. Fue así que, como parte de la indagatoria, funcionarios de la Procuraduría (hoy Fiscalía) viajaron a Brasil a recoger el testimonio de exdirectivos de la empresa.

Al primero que le tomaron declaración fue a Marcelo Odebrecht, el 16 de mayo de 2017, en la ciudad de Curitiba, al sur de Brasil. A esa comparecencia acudieron Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, subprocurador especializado en investigación de delitos federales de la PGR; Carlos Enrique Hernández Azuara, director general de la misma Subprocuraduría, y Tisbe Cazares Mejía, agregada de la PGR en la embajada de México en Colombia. También atestiguó el interrogatorio el fiscal brasileño Orlando Martello.

Cuando le preguntaron a Marcelo Odebrecht si él conocía de pagos ilícitos realizados por la empresa en México, se refirió casi de inmediato a las aportaciones realizadas a campañas políticas.

“¿Cuál es la razón de pagar a un político?”, se preguntó Marcelo Odebrecht, y de inmediato se respondió: “Todo empresario suele apoyar a políticos que van a defender el interés de su sector”.

Ante los representantes de la PGR, justificó así los sobornos que pagaba Odebrecht en distintos países en los que tenía presencia: “En la hora que usted empieza a demandar un apoyo del Gobierno, que muchas veces es un apoyo legítimo, porque el Gobierno tendría que apoyar una empresa con la cuestión del sindicato, con la cuestión de infraestructura, usted naturalmente crea una expectativa de que también va a apoyar el proyecto político de aquella persona,

entonces existe ese tipo de pago. Existe la cuestión de que también usted quiere apoyar candidatos políticos que sean mucho más alineados con su interés”.

Y es en este momento cuando se refirió a las aportaciones que Odebrecht hizo a campañas electorales: “En el caso de México, la única cosa que yo sé, es que nosotros, con seguridad, apoyamos con toda certeza, si me pregunta, las elecciones de Veracruz; con certeza, nuestras empresas apoyaron los candidatos y si usted tiene una presencia fuerte allá, es obvio que nosotros apoyamos a los candidatos y, en general, más de uno, porque usted quiere tener relación con todos ellos”.

En el caso de la campaña presidencial de 2012, dijo: “También, con certeza (se apoyaron) las elecciones presidenciales, con toda certeza”.

Sin que hubiera una pregunta de por medio, aclaró que no sabía el monto que se aportó a la campaña presidencial de aquel año, pues eso lo delegó al director de Odebrecht en México, Luis Weyll, pero que tenía la certeza de que se había dado apoyo, y prueba de ello fue la expresión de gratitud que le dio Emilio Lozoya, quien se desempeñaba como coordinador de vinculación internacional del candidato del PRI, Enrique Peña.

“Emilio, en una de las oportunidades que tuve (de estar) allá (en México), antes de que el Presidente asumiera su cargo, él me agradeció el apoyo que dimos a la candidatura”.

Acuerdo de cooperación entre autoridades de Brasil y funcionarios de la PGR, firmado en mayo de 2017, para obtener el testimonio de Marcelo Odebrecht y otros implicados en la investigación de la red de sobornos en México.

Uno de los asistentes al interrogatorio le preguntó algo que la grabadora no alcanzó a captar, y Marcelo repitió que Weyll le había confirmado el apoyo a la campaña electoral de 2012.

De nuevo un enviado de la PGR hizo una pregunta fuera de micrófono, a lo que Marcelo reiteró que Lozoya le había agradecido personalmente “el apoyo que dimos a la campaña del presidente”.

Ante la insistencia de los interrogadores, que pedían conocer el monto aportado a la campaña, Marcelo aclaró una y otra vez que el que hacía las negociaciones y tenía esa información, era Luis Weyll.

“Lo que yo digo es lo siguiente: la única cosa, el único pago que yo no sé cómo se dio es, que yo sé que Luis hizo, fue ese apoyo a la campaña”. Y para que no quedara dudas de su postura, concluyó así: “¡Yo sé que hubo (pago), porque es obvio que estamos allá en una actuación y contribuimos!”.

Un mes después, el 14 de junio de 2017, el Subprocurador Felipe Muñoz volvió a viajar a Brasil, ahora para tomar la declaración de Luis Weyll. Lo acompañó Enrique Hernández Azuara, director de asuntos especiales de la Subprocuraduría de Investigación de Delitos Federales.

Sin embargo, los funcionarios de la PGR no le preguntaron acerca del apoyo a la campaña presidencial de Peña, pese a que en su confesión Marcelo Odebrecht había sido muy enfático en que Weyll era quien sabía cómo y cuánto se había aportado.

Sobre el tema de financiamiento electoral, Weyll sólo dijo –sin que se lo preguntaran- que en 2010 Odebrecht había aportado 500 mil dólares para Javier Duarte como candidato a gobernador de Veracruz, a través del empresario Felipe Ruiz, de Ruso Ingeniería, y 350 mil dólares a la campaña del PRI en Tamaulipas, el mismo año.

Según Weyll, los 4 millones de dólares que Odebrecht transfirió en los días de la campaña electoral de 2012 fueron en retribución a los servicios de asesoría que Lozoya había ofrecido desde 2009, para acercar a la compañía brasileña con empresarios y para orientarlos sobre oportunidades de nuevos negocios.

Sobre aquella campaña que llevó a la Presidencia a Peña no hubo ni una sola pregunta de los enviados de la PGR.

 

Tras la firma del acuerdo de colaboración con las autoridades de Brasil, la PGR recibió desde 2017 videos, fotografías y documentos sobre el caso Odebrecht.

Ocultaron testimonio de Marcelo

Santiago Nieto, quien en 2017 se desempeñaba como titular de la FEPADE, aseguró que la PGR nunca le dio acceso al testimonio en el que Marcelo Odebrecht confesó el financiamiento de la campaña electoral de Peña Nieto en 2012.

“En mi opinión el último año del gobierno de Peña Nieto la procuración de justicia fue un desastre, estaba siendo manipulada entre Alberto Elías Beltrán (quien fue encargado de despacho de la PGR tras la renuncia de Raúl Cervantes en octubre de 2017), Humberto Castillejos (ex consejero jurídico del Presidente) y Alberto Bazbaz (ex director de la UIF), y ellos generaron redes de corrupción, de extorsión, utilizando las instituciones, y la información selectiva”, dijo Nieto.

“La investigación en FEPADE sobre las aportaciones de Odebrecht a la campaña de Peña inició en agosto de 2017. El tipo penal que estábamos investigando era financiamiento ilícito a campañas electorales”, recordó Nieto.

“Le pedimos (a la PGR) acceso a la carpeta entre agosto, septiembre y octubre, que es cuando a mí me corren de la FEPADE. El director general de averiguaciones previas, el director general adjunto y la Ministerio Público que llevaba el caso fueron las personas que revisaron la carpeta, pero esa declaración (de Marcelo Odebrecht sobre el financiamiento a la campaña) en realidad no estaba o no se nos permitió el acceso a ello, al menos cuando yo estuve”.

En junio de 2017, funcionarios de la PGR firmaron un acuerdo de inmunidad para no proceder legalmente contra Marcelo Odebrecht.

Leave a Reply

Your email address will not be published.