Entonces el “tercer ojo” es el gadget para ti

¿Eres de los que caminan distraídos viendo al celular?

China.- Un estudiante de diseño industrial creó un tercer ojo de alta tecnología, que se puede colocar en la frente de una persona, y buscar obstáculos mientras camina, mientras sus ojos reales están pegados al teléfono.

No se puede negar que los smartphones se han convertido en una parte integral de la vida moderna. La mayoría de los usuarios pasan horas todos los días mirando su dispositivo, y algunos incluso lo hacen mientras caminan o manejan. Probablemente hayas visto clips divertidos de personas cayendo en fuentes de agua o agujeros porque estaban mirando sus teléfonos, o tal vez hayas experimentado algo similar. Bueno, gracias al tercer ojo de Minwook Paeng, podrás enviar mensajes de texto o navegar por Instagram mientras caminas, sin temor a accidentes.

El tercer ojo de Paeng consiste en un estuche de plástico translúcido que se fija directamente a la frente del usuario con una almohadilla de gel delgada. Dentro de este ojo hay un pequeño altavoz, un sensor giroscópico y un sensor de sonda. Cuando el giroscopio detecta que la cabeza del usuario está inclinada hacia abajo, abre el párpado de plástico del ojo y la sonda comienza a monitorear el área frente al usuario. Cuando detecta un obstáculo, advierte al usuario a través del altavoz conectado.

“El componente negro que parece una pupila es un sensor ultrasónico para detectar la distancia”, dijo el diseñador. «Cuando hay un obstáculo frente al usuario, el sensor ultrasónico lo detecta e informa al usuario a través de un zumbador conectado».

Paeng cuenta que su tercer ojo es el primero de una línea de proyectos que trata de imaginar cómo lucirán las futuras generaciones de “fono sapiens”. Los teléfonos ya están cambiando nuestros cuerpos y solo han existido durante un par de décadas, así que imagina lo que pueden hacer en unas pocas generaciones.

“Al usar teléfonos inteligentes en una mala postura, las vértebras de nuestro cuello se inclinan hacia adelante, lo que nos da el ‘síndrome del cuello de tortuga’ y los meñiques sobre los que apoyamos nuestros teléfonos se doblan en el camino”, dijo Paeng. «Cuando pasen algunas generaciones, estos pequeños cambios del uso de teléfonos inteligentes se acumularán y crearán una nueva forma de humanidad completamente diferente».