Esta mujer fuerte, crítica, irónica y despiadada es la protagonista de la novela homónima, Nancy, del escritor chileno Bruno Lloret (1990), Premio Roberto Bolaño 2014, que acaba de ser publicada en México por Dharma Books.

Publicarán en México la novela “Nancy”

Lloret asegura que la pandemia es como una guerra y todos recordaremos el antes y el después.

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde su lecho de enferma de cáncer terminal, viendo a la muerte de frente, Nancy evoca la desaparición de su hermano, el abandono de su madre, la disolución de su familia, la conversión de su padre al mormonismo, su despertar sexual en la adolescencia y la violencia y la pobreza que rodearon su infancia.

Esta mujer fuerte, crítica, irónica y despiadada es la protagonista de la novela homónima, Nancy, del escritor chileno Bruno Lloret (1990), Premio Roberto Bolaño 2014, que acaba de ser publicada en México por Dharma Books.

«La historia ha tenido buena acogida. Saldrá en España y se ha traducido al inglés, por lo que pronto estará en Australia y Estados Unidos. Me da gusto que llegue a México porque es el único país en el que he fantaseado vivir. Es un continente. Me fascina la obra de Juan Rulfo, pero también la de Yuri Herrera. Poder compartir terreno con ellos, me causa mucha ilusión”, comenta en entrevista.

Desde Londres, donde está estudiando un doctorado, Lloret admite que esta novela, su primera obra de largo aliento, se leerá con una sensibilidad diferente tras la pandemia que ha enfrentado el mundo, pues aborda temas como la pérdida y la muerte, la necesidad de la religión y la fe y el colapso ambiental.

«La pandemia es como una guerra. Todos la recordarán como un antes y un después. Las cosas que no se pudieron hacer y los familiares o amigos muertos. Lo único positivo es que, con el encierro, algunas personas han podido leer más”, asegura.

El licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad de Chile explica que prestó especial atención a la figura del padre de Nancy. “Él asume el papel de ser un patriarca en términos bíblicos, el que sabe la ley y la explica. La esposa lo abandona, la familia desaparece y deja de ser una persona productiva, que es el terror de ciertos patriarcas. Al final, se apoya en una religión”.

El autor de Leña, su segunda novela, llama la atención sobre el uso de la equis, X, que abunda en las páginas, como una especie de puntuación que marca pausas y ritmos, pero que también evoca la religión y la muerte, las tumbas. “Me gustó usar este signo porque abre muchas posibilidades y motiva a los lectores a buscar su propio significado”.

Por el momento, Lloret no tiene un libro formado en una imprenta, aunque sí muchos escritos. “Creo demasiadas historias, pero no me gusta publicar todo, las tomo como ejercicios, ensayos. Y hasta que me convencen realmente, pienso en publicarlas. No tengo prisa. Decir ‘éste es mi estilo’ me da miedo”.

0 0 vote
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments